3 de febr. 2019

Se amontonan los libros



En las mesitas de noche, en los espacios donde dibujamos, en las mesas donde comemos, se nos amontonan los libros.  Un ejemplo claro son las sillas y sofás que, sin nosotros saberlo, se convierten en tronos de nuestros libros preferidos pendientes de leer , o cachos de pasta dura que no encontramos el momento de abrir. 

Cap comentari:

Publica un comentari